Skip to Content

La vacuna Pfizer COVID-19 ahora está disponible para los niños de 12 a 15 años. Esta es la única vacuna autorizada para este grupo de edad. Haga clic aquí para programar una cita.

Un pediatra responde las preguntas comunes sobre la vacuna contra el COVID-19 y los adolescentes.

Los niños de 12 a 15 años ahora pueden recibir la vacuna contra el COVID-19. Estados Unidos administró vacunas contra el COVID-19 a alrededor de 600,000 niños de 12 a 15 años la semana en que la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés) autorizó la vacuna Pfizer-BioNTech COVID-19 para adolescentes bajo una autorización de uso de emergencia (EUA por sus siglas en inglés).

Las familias de todo el país están inscribiendo a sus adolescentes para recibir la vacuna antes de las vacaciones de verano para que puedan disfrutar de los beneficios de estar completamente vacunados, como viajar para visitar a la familia, asistir a campamentos de verano y disfrutar del tiempo con amigos y seres queridos.

Aún así, no todos están convencidos de que sus adolescentes deban vacunarse, y la información errónea sobre las vacunas contra el COVID-19 continúa causando controversia en las redes sociales.

Al decidir si vacunarse, es importante saber los hechos. Le pedimos al pediatra de UNC HealthEdward M. Pickens, MD, que respondiera algunas preguntas comunes que los padres pueden tener sobre las vacunas contra el COVID-19.

¿La vacuna es segura para este grupo de edad?

Si. La vacuna es segura y efectiva para este grupo de edad. En estudios de ensayos clínicos en los que participaron 2260 personas de entre 12 y 15 años, se descubrió que la vacuna Pfizer era igual o más efectiva para prevenir el COVID-19 sintomático en comparación con los estudios con adultos. Ninguno de los adolescentes del ensayo clínico que recibió la vacuna desarrolló síntomas de una infección por COVID-19.

Además, los adolescentes que recibieron la vacuna produjeron niveles mucho más altos de anticuerpos en promedio, en comparación con los participantes de 16 a 25 años de edad en un ensayo anterior. Es importante destacar que no hubo efectos secundarios graves para ninguno de los participantes del ensayo clínico.

La FDA continúa monitoreando la seguridad y efectividad de las vacunas. Más de 157 millones de personas en los EE. UU. ya han recibido una vacuna. Actualmente, no existen problemas de seguridad para las vacunas Pfizer y Moderna. Un pequeño número de mujeres entre más de un millón que han recibido la vacuna Johnson & Johnson desarrollaron un tipo raro de accidente cerebrovascular, pero la vacuna J&J no es la vacuna aprobada para adolescentes de 12 a 15 años.

¿Los que fabricaron o aprobaron las vacunas hicieron las cosas a medias para que estuvieran disponibles más rápido?

El desarrollo de las vacunas contra el COVID-19, y los ensayos clínicos que prueban su seguridad y efectividad, se lograron en un tiempo récord. Esto fue para responder a la emergencia de la pandemia del COVID-19. Los científicos de todo el mundo trabajaron arduamente para realizar estudios amplios y rigurosos para garantizar la seguridad de las vacunas antes de que estuvieran disponibles. Estos ensayos clínicos no hicieron las cosas a medias. Además, dos grupos de científicos no gubernamentales, junto con la FDA y los CDC, revisaron de forma independiente la seguridad y efectividad de la vacuna antes de que estuviera disponible en los Estados Unidos.

¿Las vacunas causan infertilidad?

Las vacunas no causan infertilidad masculina o femenina. Con respecto a la infertilidad femenina, ha habido rumores de que las vacunas afectan la placenta. Eso es falso.

Así es como se originó ese mito: las vacunas alientan al cuerpo a hacer copias de la proteína Spike que se encuentra en la superficie de COVID-19, que luego hace que el sistema inmunológico del cuerpo luche contra el virus. A algunos les preocupaba que esta proteína Spike también se dirija a una proteína en la placenta de las mujeres embarazadas llamada sincitina-1. Esto no es verdad. Son proteínas diferentes y no hay datos que sugieran que los anticuerpos de las vacunas contra el COVID-19 afecten a la sincitina-1.

La Sociedad Estadounidense de Medicina Reproductiva dice que no es necesario retrasar la concepción o el tratamiento de fertilidad si se vacuna. En otras palabras, las personas que tratan la infertilidad durante todo el día incluso han dicho que si descubre que está embarazada entre las dos dosis de una vacuna, aún se le debe ofrecer la segunda dosis, y recomiendan no requerir una prueba de embarazo negativa antes de que alguien reciba una dosis de una vacuna porque eso sería un obstáculo innecesario para los sitios que administran las vacunas.

Con respecto a la infertilidad masculina, la vacuna no afecta la calidad del esperma ni causa infertilidad masculina.

¿Afectan las vacunas al ADN?

Otro mito que circula en Internet es que las vacunas cambian su ADN y, por lo tanto, podrían causar cáncer. Eso es falso. De hecho, el ARNm de la vacuna Pfizer no interactúa con el ADN humano; simplemente le enseña al sistema inmunológico cómo reconocer el virus. El ARNm no ingresa al núcleo de sus células, donde se encuentra el ADN, por lo que físicamente no puede interactuar con su ADN ni afectarlo. Además, el ARNm de la vacuna es temporal. Una vez que el ARNm ha hecho su trabajo, las células lo descomponen y lo eliminan del cuerpo.

¿Por qué los niños necesitan una vacuna contra el COVID-19 si no tienen un alto riesgo de complicaciones?

Aunque la mayoría de los niños y adolescentes no suelen enfermarse tanto con el COVID-19 como los adultos, ese no es el caso de todos. Ciertamente, hay algunos niños y adolescentes que se enferman gravemente. Y para los niños que experimentan infecciones sintomáticas, aún se desconoce si hay efectos a largo plazo.

Además, el objetivo de la inmunización no es solo prevenir una infección para el individuo, sino evitar una mayor propagación. Debemos recordar que cada vez que se transmite un virus de una persona a otra, aumenta la probabilidad de tener una mutación (o variante). En los focos de infección de todo el país, alguien fue la primera persona en tener una nueva variante y eso sucedió porque se propagó de una persona a otra. Tenemos que hacer todo lo posible para evitar que eso vuelva a suceder, y la única forma de hacerlo es mediante la vacunación. Los estudios clínicos y los datos de laboratorio indican que la vacuna Pfizer protege contra las nuevas variantes que ahora están circulando.

¿Puede mi hijo recibir una vacuna sin el consentimiento de los padres?

Se anima a los padres y tutores a asistir a las citas de vacunación contra el COVID-19 con pacientes adolescentes. Si no puede asistir a una cita con su hijo, puede dar su consentimiento por teléfono. Sin embargo,la ley de Carolina del Norte permite que los menores den su propio consentimiento para los servicios médicos de salud para la prevención del COVID-19.

¿Qué efectos secundarios experimentó este grupo de edad con la vacuna Pfizer?

Casi todos los efectos secundarios experimentados por los adolescentes que recibieron la vacuna en el ensayo clínico eran de esperar, incluido dolor en el brazo, dolor de cabeza, cansancio, dolores musculares y escalofríos. Estos efectos secundarios fueron muy similares a los que han observado los investigadores en estudios de adultos que recibieron la vacuna Pfizer. Evite programar una cita para la vacunación el día antes de un examen final, un recital de baile, un campamento, un viaje o un evento deportivo importante, por si acaso.

¿Puede mi hijo recibir la vacuna Pfizer COVID-19 con otras vacunas programadas?

Al igual que los adultos, los adolescentes recibirán dos dosis de la vacuna Pfizer con una diferencia de aproximadamente 21 días. Se considerará que están completamente vacunados dos semanas después de la segunda dosis. Inicialmente, los CDC recomendaron un espacio de dos semanas entre la vacuna contra el COVID-19 y otras vacunas, pero después de investigar más, emitieron un comunicado diciendo que esto no es necesario. Hable con su proveedor si tiene preguntas específicas sobre cómo recibir otras vacunas al mismo tiempo o aproximadamente al mismo tiempo que la vacuna contra el COVID-19.

Mi hijo le tiene miedo a las agujas. ¿Qué tengo que hacer?

Si su hijo tiene miedo a las inyecciones y / o agujas, le sugerimos que no le informe de la cita con demasiada anticipación. Puede ser peor para ellos si tienen demasiado tiempo para pensar en ello. En vez de eso, espere al día de la cita para explicar por qué necesitan la inyección. Puede decirles que los mantendrá seguros a ellos, a sus amigos y seres queridos, y nos ayudará a regresar a una vida más normal. Asegúrese de informarle a la persona que le está administrando la inyección a su hijo si tiene antecedentes de desmayos con agujas. Si su hijo se ha desmayado antes al recibir una vacuna, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) recomiendan que haga lo siguiente:

  • • Tome una bebida o algo de comer antes de vacunarse.
  • • Respire lenta y profundamente antes de vacunarse y piense en algo relajante.
  • • Siéntese o acuéstese después de recibir su vacuna.

¿Puede mi hijo recibir la vacuna Pfizer si tiene alergias?

Si. Mientras ha habido algunos informes de reacciones graves a las vacunas contra el COVID-19, la mayoría de las personas aún pueden recibir la vacuna. Esto incluye a aquellos que han tenido reacciones alérgicas graves en el pasado. Si su hijo ha tenido una reacción alérgica grave a una vacuna anterior o es alérgico a alguno de los ingredientes de la vacuna Pfizer, le recomendamos que hable con el médico de su hijo antes de programar una cita. Para todos los demás tipos de alergias, incluidos alimentos, polen, mascotas, picaduras de insectos, látex y / o medicamentos orales, la vacuna contra el COVID-19 es segura y muy recomendada.

¿Debería mi hijo recibir la vacuna Pfizer si tiene un problema de salud subyacente?

Si su hijo está recibiendo terapia inmunosupresora (medicamentos que inhiben el sistema inmunológico) o tiene una condición médica inmunodeprimida, como cáncer, le recomendamos que hable con su médico antes de programar una cita. Puede haber ciertas situaciones en las que los medicamentos o la afección de un niño podrían significar que no responderá a la vacuna. Es importante tener esas conversaciones con el médico de su hijo. Eso no significa que no puedan recibir la vacuna, sino que su hijo puede tener una respuesta reducida a la vacuna.

Si tiene preguntas sobre la vacuna contra el COVID-19 para su hijo, hable con el médico de su hijo. ¿Necesita un doctor? Encuentre uno aquí.

Vacunarse

Conozca más acerca de cómo y cuándo ponerse la vacuna contra el COVID-19.

VACUNARSE