Skip to Content

UNC Health is following the FDA’s recommendation to resume use of the Johnson & Johnson vaccine. Blood clots and severe reactions are rare. Click here for more information and when to seek medical care.

Última actualización

Los virus cambian todo el tiempo—aquí le mostramos cómo protegerse.

Los virus cambian de manera constante y muy seguido surgen versiones nuevas, llamadas variantes. Las noticias de las variantes del virus de la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19) se están extendiendo casi tan rápido como las propias variantes.

Para obtener más información sobre estas variantes, hablamos con Dirk Dittmer, PhD, profesor de microbiología e inmunología en la Escuela de Medicina de UNC.

1. Cuando se trata de los virus, las variantes son comunes.

Un genoma, que es el material genético de un organismo, es como un manual de instrucciones sobre cómo se forma y se mantiene el organismo.

Al principio de la pandemia de COVID-19, los científicos secuenciaron el genoma del virus COVID-19, lo que significa que determinaron los componentes químicos detallados que componen el virus. Esta información ha permitido a médicos y científicos diagnosticar el virus y crear las vacunas contra el COVID-19.

Pero al igual que otros virus, la secuencia del genoma del virus de el COVID-19 cambia o muta. El virus que causa el COVID-19, llamado SARS-CoV-2, no muta ni rápido (como el virus de la gripe) ni lento. Así que científicos como el Dr. Dittmer continúan estudiando la secuencia en los pacientes recién diagnosticados con el COVID-19 para que puedan estar atentos a esos cambios.

«Hasta hace poco, todas las variantes que hemos visto (en UNC) difieren en solo uno o dos aminoácidos, y no tienen ninguna diferencia clínica particular; sin embargo, ahora también hemos detectado la variante preocupante B.1.1.7 que se originó en el Reino Unido», dice el Dr. Dittmer.

Los aminoácidos son los componentes básicos que se unen para formar una proteína, como la proteína de espiga que se encuentra en la superficie del virus que causa el COVID-19, y esa es la que es responsable de que el virus entre en su célula objetivo. Con el tiempo, algunos de los componentes básicos del virus de el COVID-19 cambian—algunos de estos cambios no tienen efectos, mientras que otros pueden tener efectos drásticos.

2. Tres nuevas variantes hacen sonar la alarma.

Aunque las variantes de los virus son comunes, las variantes que tienen varios (alrededor de 10 o más) cambios con respecto al original son poco comunes, dice el Dr. Dittmer. Es por eso que estas nuevas variantes de el COVID-19 están causando preocupación.

Las variantes de Gran Bretaña, Sudáfrica y Brasil tienen múltiples mutaciones y han cambiado el virus lo suficiente como para cambiar su impacto. Las primeras investigaciones han descubierto que son más contagiosas. Por ejemplo, la variante conocida como B.1.1.7, identificada por primera vez en Gran Bretaña en diciembre, no parece causar una enfermedad más grave, pero parece propagarse más fácilmente.

«Se necesitan más estudios para conocer el impacto de estas nuevas variantes», dice el Dr. Dittmer. «Hasta ahora, lo que la gente ha descubierto es que estas variantes son más transmisibles, pero nadie sabe exactamente por qué. Si son clínicamente peores es una cuestión urgente de investigación».

3. Las vacunas siguen siendo efectivas para las nuevas variantes.

Los investigadores han descubierto que la vacuna Moderna todavía protege contra la variante Británica, pero es menos efectiva contra la que surgió en Sudáfrica y que comparte algunas de las mutaciones con una variante que surgió en Brasil, dice el Dr. Dittmer. Moderna ahora está trabajando para crear un «candidato para refuerzo de variante emergente» contra la variante sudafricana, conocida como B.1.351, para determinar si será más efectiva contra la cepa y potencialmente otras variantes futuras.

Un estudio de laboratorio reciente descubrió que la vacuna Pfizer parecía perder solo una pequeña cantidad de efectividad contra un virus modificado con tres mutaciones clave de la nueva variante de Sudáfrica. Sus hallazgos son limitados porque no analiza el conjunto completo de mutaciones encontradas en la nueva variante sudafricana, y se están realizando más investigaciones.

La vacuna Johnson & Johnson se probó en ensayos clínicos mientras estas variantes circulaban más ampliamente. En parte, este es el motivo por el cual las tasas de eficacia de Johnson & Johnson son ligeramente más bajas que las de Pfizer y Moderna.

Aunque pueden ser menos efectivas, todas estas vacunas aún funcionan, dice el Dr. Dittmer.

«Si está inmunizado, su sistema inmunitario aún se encargará de la variante del Reino Unido sin problemas», dice el Dr. Dittmer». Con la variante sudafricana es cinco veces menos efectiva. Sin embargo, lo que queda es una cantidad sustancial de anticuerpos antivirus. Hay que recordar que una persona no inmunizada no tiene ninguna protección».

En otras palabras, si le han puesto la vacuna, aún está mejor protegido contra la variante sudafricana que si no se la han puesto.

4. El tratamiento para el COVID-19 sigue siendo el mismo.

No importa qué variante tenga, recibirá el mismo tratamiento para el COVID-19. Las personas con síntomas leves a moderados que pueden descansar y beber líquidos en casa continuarán haciéndolo; las personas que se enfermen gravemente y que requieran hospitalización recibirán medicamentos, terapia de oxígeno e intubación según sea necesario.

«Todos los tratamientos que recibe y todos los tratamientos de apoyo que brindamos son los mismos, por lo que la variante con la que este infectado no cambia su tratamiento clínico. No tratamos variantes específicas en este momento», dice el Dr. Dittmer.

5. Las mismas medidas de seguridad que ha estado tomando protegen contra las variantes.

Las mismas cosas que ha estado haciendo para prevenir la propagación del virus SARS-CoV-2 deberían protegerlo de las nuevas variantes. Esto significa que debe usar una mascarilla, lavarse las manos con frecuencia y mantenerse a 6 pies de distancia de los demás siempre que sea posible.

«Si mira bajo un microscopio grande, todas las variantes todavía tienen el mismo tamaño y tienen las mismas propiedades físicas, y es por eso que estas medidas son efectivas contra cualquier variante», dice el Dr. Dittmer.

Y aunque recibir la vacuna es la mejor manera de reducir su riesgo, aún debe seguir haciendo esas cosas incluso después de vacunarse. La mayoría de los estadounidenses no serán vacunados durante varios meses, por lo que todos deben seguir tomando precauciones para reducir la transmisión.

Haga clic aquí para obtener la información más reciente sobre las vacunas contra el COVID-19 o vaya al sitio web de los CDC y la página de recursos de COVID-19 de UNC Health, y siga a UNC Health en Twitter, Facebook, Instagram y YouTube.

Dirk Dittmer, PhD, es el director del UNC Viral Genomics Core y profesor de microbiología e inmunología en la Escuela de Medicina de UNC. Dirige un grupo de investigadores de la UNC en el seguimiento del virus que causa el COVID-19 mediante la secuenciación del genoma de muestras de virus recolectadas de pruebas de diagnóstico.

Vacunarse

Conozca más acerca de cómo y cuándo ponerse la vacuna contra el COVID-19.

VACUNARSE